La neumonía es una de las principales causas de muerte de niños menores de 5 años en todo el mundo. Completar el esquema de vacunación es la forma más eficaz de prevenirla..

La neumonía es una afección respiratoria que causa el 15 % de las muertes de niños menores de 5 años a nivel mundial y que, según informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), provocó el fallecimiento de unos 992 mil niños durante el 2015.

Es por esto que cada 12 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Neumonía que, para este año, tiene como lema “Mantener la promesa. Detener la neumonía ahora” para salvar miles de vidas.

Esta enfermedad se contrae al estar en contacto con bacterias, virus y hongos que se encuentran en la nariz, la garganta, el ambiente y la sangre o los fluidos que expulsan las personas infectadas al toser o estornudar; por eso, la mejor forma de prevenirla es la aplicación de las vacunas contra Hib, neumococos, sarampión y tos ferina.

Además se recomienda mantener la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida; promover el lavado de manos frecuente; y mantener la higiene en el hogar.

Para recibir el tratamiento a tiempo y evitar las complicaciones más graves de la neumonía se recomienda estar atento a la aparición de síntomas como: fiebre alta, escalofríos, tos que no mejora, dolor al respirar y falta de aire.