ojo

Regresar al trabajo no significa dejar de alimentar a tu bebé con leche materna, existen opciones que permiten que sigas nutriendo a tu hijo con este alimento. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda nutrir a los bebés con leche materna de forma exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y hasta los dos años como un complemento nutricional, introduciendo paulatinamente otros alimentos.

Cuando te reincorporas al trabajo tú y tu bebé se encuentran separados y parecer imposible continuar con la lactancia materna. Aquí te contamos que recomendaciones puedes seguir para continuar manteniendo ese vínculo de amor con tu bebé aun cuando ya no estés en casa la mayoría tiempo.

Durante el embarazo el vínculo entre la madre y el hijo aumenta con el pasar del tiempo, sin embargo esta relación se fortalece durante la lactancia materna. Una de las mayores preocupaciones de la madre lactante es reintegrarse a su lugar de trabajo, no solo por estar lejos de su bebé sino
el no poder alimentarlo de la mejor manera.

Cuando regreses a tu lugar de trabajo ten presente que: toda mujer después de reintegrarse de su licencia de maternidad, cuenta con 6 meses de permiso laboral. El cual consiste en un tiempo determinado exclusivamente para lactar o extraerse la leche materna; este tiempo es de una hora que puede dividirse en momentos de 30 minutos al día. Adicional a esto, asegúrate y prepárate para esta época con las siguientes recomendaciones:

Extracción de leche

Momento: es recomendable extraerse leche en las primeras semanas o en los días previos al volver al trabajo. Lo importante es que esto no genere estrés ni angustia.
Extracción de leche: antes de extraerse la leche se recomienda iniciar dándole un masaje circular con las yemas de los dedos a la base del pecho, para que la leche fluya más fácilmente.
Conversación de la leche: la leche puede mantenerse hasta 8 horas a temperatura ambiente; dentro de un congelador, la leche podrá conservarse apta para su consumo hasta 24 horas después de refrigerada.
Lo más aconsejable es utilizar la leche recolectada en la jornada anterior y tener una reserva congelada, para el día que no se pueda extraer la leche.

Aplicando estos sencillos consejos continuarás alimentando a tu bebé con leche materna, llenándolo de vida y de nutrientes. Recuerda que es importante que cuando regreses a casa lactes normalmente y que la leche que sea extraída durante el día, se utilice para alimentar al bebé cuando estas separada de él.